lunes, 2 de febrero de 2009

"LA OTRA TARDE VI LLOVER..."



Iba a ser una prueba especial. Moni está a pocas semanas de salir de cuentas, y ya hace tiempo descartó acompañarme por aquello de lo pesado del viaje. Las iba a echar de menos, estaba seguro.

Me puse en carretera el sábado a primera hora acompañado de Miguel Angel (compañero del C.D. Castillo Villalba y debutante en Maratón). Ibamos con un ojo en la carretera y otro en el cielo. Las previsiones de lluvia de cien por cien según el Instituto Nacional de Meteorología para este domingo preveían una jornada épica. El caso es que durante el viaje no cayó ni una gota (y se supone que el sábado ya debía llover a “cantaros”). La esperanza de error se acrecentaba por momentos.

Llegada a la capital pacense a eso de las 13h. Ni una gota de agua. Una larga búsqueda del Pabellón Municipal de Deportes “La Granadilla” nos mantenía entretenidos en estos primeros minutos por allí. Debíamos llegar antes de las 14h para poder aprovechar la invitación a la “Comida de la Pasta” para los participantes en la XVII Maratón Popular de Badajoz.

Finalmente superamos la primera prueba. Teníamos el dorsal, la bolsa del corredor (equipación dentro incluida) y tarjeta-invitación para el Complejo Alcántara (donde se celebraba la comilona). Era la primera vez que disfrutaba de mesa y mantel con otros maratonianos. La experiencia realmente recomendable. Coincidimos en la mesa con un corredor de la Club Maratón Badajoz y su familia y con otro corredor (acompañado de su mujer) del Club Trotón de Almagro (aunque natural de su vecina Bolaños de Calatrava-Ciudad Real). Puntos completamente opuestos. El corredor local peinaba canas, rondando los cincuenta, la prueba del dia siguiente suponía su 39ª Maratón. Todo experiencia, nos explicó el recorrido (desconocido para nosotros) con todo detalle. Un lujo esos macarrones junto a Luis. Por otro lado, el de Bolaños de Calatrava iba a estrenarse como “maratoniano”. Hablando de nuestras estrategias para el día siguiente, el de Bolaños (que por aquellas casualidades de la vida estaba alojado en nuestro mismo hotel) nos planteaba acompañarnos en la búsqueda del 3h30´ (yo creía que iba ir algo forzado, siendo debutante y con una mejor marca en Media de 1h38´).

Tras una tarde relajada por Badajoz (con todos mis respetos, que cosa más fea de ciudad) y una temprana cena a base de Pizza y cerveza, llegaba la hora del descanso esperanzados todavía en que el tiempo nos respetara al día siguiente.

A las 5h de la madrugada las cervecitas de la noche me hacen levantarme a evacuar líquidos. Oigo que llueve. Y llueve muy fuerte. Me vuelvo a la cama preocupado. A partir de este momento el descanso se convierte en interrupciones continuas. Continúa lloviendo En algunos momentos la fuerza con la que golpean las gotas en la terraza de mi habitación me despiertan de mi sueño. Escuchar aquello me hace inquietarme viendo la que se me viene encima.

Total, que entre unas cosas y otras, a las 8h estamos desayunando en el hotel.

Luego vuelta a la habitación a prepararnos y a la puerta del Hotel a las 8:40h donde hemos quedado con Tomás, nuestro acompañante de Ciudad Real.

Vamos enfundados en los plásticos que nos facilitó la Organización en la bolsa del corredor. Empieza a llover en nuestro paseo hacia la salida. Son 10 minutitos pero llegamos bastante mojados.

Comienza la carrera puntual. A las 9:30h.

Salimos del Pº Fluvial (paralelo al Rio Guadiana) para cruzarlo inmediatamente por el Puente de la Universidad (o como allí le llaman, el Puente Nuevo). La idea es empezar los primeros 2 ó 3 kilómetros entorno a 5:10 para luego cojer ritmo de 5 min/km. Con esas cuentas estaríamos pasando el km5 entorno a 25:30, y a partir de aquí 25 min cada 5 kms. Al llegar a la Media Maratón intentar recuperar alguno de esos 30 seg cedidos en los primeros kilómetros y ponernos en 1h44´30´´ e intentar mantener el ritmo hasta el final (25min cada 5kms) para, apretando un poquito al final, garantizarnos el 3h30´

La teoría la llevaba aprendida, ahora había que ver como se daba la práctica.

Cruzamos el Puente Nuevo viendo momentos antes el cartel del km1. Hemos pasado en 5 min, con lo que hemos cojido ritmo sin ceder segundos. Giramos hacia nuestra izquierda para encarar un boulevard que nos llevará durante 4kms de ida hacia la frontera con Portugal (Avda. Elvas) para luego retornar por la misma vía hacia Badajoz.

Cae el 2, el 3 y el 4. Vamos cómodos. Incluso Miguel Angel y Tomás entran en conversaciones a las que yo les indico que intenten guardar algo de fuerzas y que no hablen tanto. Pero el de Bolaños nos dice que no entiende las carreras sin ir charlando. Ya sé en este momento que este lo va a pagar seguro, yendo a un ritmo justito para él y encima hablando hasta por los codos...

Este primer ir hacia Portugal se está dando bien. Vamos cómodos. Se va formando un grupete majo. En un principio vemos a tres corredores juntos (uno de ellos con camiseta de la Maratón de N. York) y Miguel Angel me hace señas de pegarnos a ellos. Pero yo me he quedado detrás de un grupito de cuatro o cinco corredores que llevan un ritmo majete. Finalmente, nosotros tres nos juntamos con estos otros 4-5 y marchamos juntos hasta el primer avituallamiento. Km5, avituallamiento y vuelta para atrás. No he conseguido agua, pero sí un vaso de isotónico. Imposible beberlo, me lo tiro encima (que difícil apuntar con el vaso entero en la boca). Pedimos agua a alguno de los corredores que si han conseguido botella. El compañerismo da para un sorbito a cada uno.

Tiempo: 24:55 Vamos mejor de lo previsto. Las pulsaciones estabilizadas a un nivel cómodo y no hemos cedido segundos en este primer “lap”.

Giramos al final del boulevard para volver en dirección contraria hacia nuestros pasos. Sorpresa. El viento, que parecía imperceptible en dirección Portugal, se vuelve en nuestra contra. Aunque es suave se nota la resistencia que nos opone. Ahora no preocupa, pero está claro que en la segunda vuelta, y cuando estemos en este punto sobre el km 28, se hará duro.

El grupo sigue compacto. Van cantando los ritmos por kilómetros los que (como Miguel A. y Tomás) llevan gps´s. Escucho mucho 4:54... pero las pulsaciones acompañan, con lo que no freno a los que tiran. Normalmente Miguel A. va delante. Está fuerte y sobrado para llevar este ritmo, y su única duda y miedo es saber si las “patas” le aguantarán en esta primera prueba de los 42kms (yo estoy seguro de que sí aguantará y que le será relativamente fácil a este ritmo).

En el km9 (estando a la altura del primer puente por el que cruzamos el Guadiana) giramos a mano izquierda para adentrarnos en la parte moderna de Badajoz. Hay un subida (la que ya nos indicó en la comida el día anterior nuestro anfitrión, Luis) . Larga, en dos tramos. Una primera parte de unos 700 metros, para luego recuperar algo (con avituallamiento incluido) y volver a subir una pequeña rampa de unos 150 m. Hemos llegado al km10. En este tramo 24´15´´ (a 4:51 de media). Rápido, muy por encima de lo esperado. Pero vamos muy bien. Incluso después de esta subida hay ahora una “caida” hasta llegar al Puente Viejo y volver al lado histórico de Badajoz cruzando de nuevo el Guadiana.

Recuperando pulsaciones. El grupo compacto. La poca gente que anima por la calle nos hace hincapié en la importancia de ir en grupo. Se está haciendo fácil. Hemos pasado el 10.000 en 49:10 y seguimos todos juntitos y arropándonos. Incluso hemos tenido una adquisición más. Un “fichaje” curioso que nos llama la atención cuando estábamos en plena subida. Va enfundado en el plástico que han repartido por si llovía. Estamos casi en el 10 y Miguel A. y yo encabezamos el grupo. Llegamos a su altura y nosotros ya habíamos comentado que si no se quitaba el plástico lo único que le iba a pasar es que se iba a deshidratar. Entabla conversación con nosotros y se nos pega. Aprovechando esta situación le doy mi opinión sobre su protección. Me dice que no se ha quitado el plástico por si finalmente se pone a llover. Le doy argumentos para que se lo quite y se asusta por que va empapado... ¿?.... ¿y qué esperaba???... el caso es que el tio se viene con el grupo.





En ese momento alguno de los que va en el grupo del Club Maratón Badajoz nos dice: “Madrileños, ¿vais a hacer Media o toda?”. Le contesto que toda y que vamos a por el 3h30´y que de momento va el tema controlado. Cada uno va dando su opinión y parece que todos viajamos con un objetivo parecido. De repente nuestro nuevo fichaje (rubito, bajito como yo... bautizado por Miguel A. como Zipi), nos suelta que nunca ha corrido una Media pero que lo mismo se atreve con la carrera entera... alucino!!!

Cruzamos el Puente Viejo (que es peatonal) y a mano izquierda comenzamos a trazar por la Circunvalación de Badajoz que nos llevará hasta la entrada a la ciudad por la Ctra Nacional. Pasan con cierta monotonía el 11, 12, 13 y 14. Seguimos a buen ritmo. Sigue sin llover. La mañana de momento de lujo. Al llegar a la Carretera Nacional recuerdo que el día anterior entramos por aquí con el coche, y que había cierta pendiente en contra (Luis de esto no nos había dicho nada).

Efectivamente, giro a la derecha y veo a mitad de cuesta el avituallamiento del Km15. Cuestecita larga y tendida de, aproximadamente 1km. Así que a subir con tranquilidad, que tenemos fuelle de segundos ganados hasta este punto. En medio de la subida el km15. Hemos hecho este parcial del 10 al 15 en 24:13 (otra vez a 4:51 como el tramo anterior). Ya estamos en un ritmo medio de 4:54 en estos 15kms.

A beber en el avituallamiento y a seguir con la cuestecilla. Voy al frente con Miguel A. y, teniendo en cuenta que queríamos llegar hasta el km35 a un ritmo llevadero y luego en ese punto ver si apretar para ganar algunos segundos, le comento el cambiar la estrategia. Esta subida pillará en la segunda vuelta en pleno km36, y cuando queramos llegar arriba será casi el 37... Ese será el momento de decidir que hacer (por lo menos en mi caso). Parece estar de acuerdo con lo que seguimos con la subida yo bebiendo y el corriendo, que no afloja el tio ni para beber. Veo que va muy fuerte, y sus pulsaciones de lujo.

Llegados arriba, giro a la derecha y bajadita para recuperar. Vamos soltando brazos y piernas. Pasamos el 16, llegamos a la plaza de toros (pequeño puente con ligera subidita), y seguimos callejeo bordeando la parte antigua de Badajoz por otras avenidas (Ramón y Cajal, Colón). Caen el 17, el 18 y el 19 y seguimos todos juntitos.

Empiezo a ver algo justo al de Bolaños. Va forzado y mueve mucho el cuerpo al correr. Respiración casi “bufando”. Empieza a pintarle mal. O levanta el pie o se la va a pegar en breve. Se lo digo y me dice que sí. Llegamos al 20 y entramos a la zona de la Salida por la parte de atrás, para empezar con la segunda vuelta. Primer gel para acompañar el avituallamiento de agua. Sin problemas, aunque el sobrecito está un poquito caliente.

El tramo del 15 al 20 en 24:03 ( a 4.49 el kilómetro).

Vamos a por el 21 y la Media Maratón. Tomás empieza a descolgarse. Ha actuado con inteligencia. Le hemos llevado hasta la Media a un ritmo alto para él, y decide hacer la segunda más lento. Ha reaccionado antes de haberse dado un susto.

Media Maratón: 1h42´39´´ (4:52 min/km)... perfecto. Las pulsaciones han llegado a un máximo de 170 (objetivo para esta primera parte) e incluso en ese momento circulo un poco por debajo de esta cifra.

Dos minutos por debajo de lo previsto. Además vamos fuertecillos y cómodos. Me aventuro a “cantar” al grupo que tenemos el 3h25´en la mano. Miguel Angel me mira con cara de sorpresa. Se supone que debo ser yo el que tiene que frenarle, y voy como una moto. Pero es que veo que vamos de lujo.

Comienza la segunda vuelta con sorpresa....

Lluvia según empezamos a cruzar el Puente Nuevo. Viene con algo de viento de nuestra izquierda. Yo que voy a ese lado empiezo a notar ese brazo helado. Es un puente de 1km, y entre el agua y el aire empezamos a preocuparnos. Lo peor está por llegar.

Una vez atravesado el Puente, giro a la izquierda para tomar el boulevard que nos llevará dirección Portugal de nuevo. La situación se complica. Lo que cae es medio granizo. Agua fría, muy fría. El aire de cara. Uff!! Que frío. Me suena que por aquí había una gasolinera. Esta semana había leido la crónica de alguien que participó en 2.007 y que también tuvieron lluvia. Contaba que se metió por una gasolinera y cojió un montón de guantes de plástico de los que allí tienen para que no te manches al repostar, y los repartió entre los corredores para evitar el agua y el frío en plena carrera. Yo había dejado a drede mis guantes de tela en la mochila, ya que si llovía y se mojaban el efecto que producen es el contrario al que buscas al utilizarlos (más frío en lugar de prevenirlo).

Pasamos el km22, el 23, el 24 algunos del grupo se van quedando (los dos del Club Maratón Badajoz). Llegamos al 25. Avituallamiento y gel. Sin novedad. A estas alturas nuestro amigo Zipi está crecido, y no sólo se ha metido su primera Media Maratón en 1h42´ sino que, además, está convencido de ir a completarla entera y se ha puesto a tirar con Miguel Angel de los que quedamos en el grupo (Zipi, dos amiguetes de rojo y negro, y los dos que vamos de Villalba).

Alucinando con el colega Zipi hemos completado este tramo de agua, aire y frío en 24:21 (a 4.52 de media). Es decir, que a pesar de todo, no hemos palmado tiempo.

Veo al otro lado del boulevard la gasolinera...

Llegamos al km26 y media vuelta para ir dirección Badajoz. Continuamos con lluvia. Los pies ya están completamente encharcados. Voy recordando a Miguel Angel que mueva los dedos de los pies para evitar ampollas por alguna arruguilla de los calcetines empapados. Los charcos empiezan a crecer a nuestro paso. ¿No querias algo épico en el debut?, pues aquí lo tienes Miguel.

Le aviso de que me adelanto para meterme a la búsqueda de guantes en la gasolinera. Aumento el ritmo. Entro, pero creo que los de la estación de servicio están un poquito hartos de la jugada y los han quitado. Con las mismas, salgo de la gasolinera y me reúno con el grupo. Sigue lloviendo. Km 27, 28 y 29 para volver a encarar la subida donde nos encontramos por primera vez con Zipi.

Afortunadamente deja de llover. Comenzamos a subir y Zipi y Miguel A. que no aflojan. En plena subida está el km30. El último gel con botellita de agua. Me dejo caer un poquito del grupo para poder repostar con calma. Sé que luego viene la bajada para pillarles. Es el momento clave. La llegada del 30. Ahora se verá si realmente hemos ido cómodos o lo vamos a pagar.

El tramo del 25 al 30 en 24:35... algo más lento que los anteriores (a 4:55) pero con la odisea del agua, el aire y el frío está muy, pero que muy, bien.

Al llegar arriba noto que el grupo se ha disgregado. Zipi acaba de conocer al del “Mazo” (despues de marcarse 1h42´en la primera Media, la segunda se irá por encima de las 2h02´). De repente pasa de ir el primero toda la subidita con Miguel a quedarse desparecido en la bajada. Nos quedamos con el de Rojo y su colega de Negro (mallas negras largas y camiseta negra de manga larga... parecía el Spiderman malo).

Recupero pulsaciones en la bajadita hasta el Puente Viejo. Atravesamos pasando a algunos corredores y giramos a la izquierda para tomar la circunvalación. Mucho agua en el suelo, los pies completamente calados, pero ahora no llueve.

Poco a poco nuestros dos acompañantes se van quedando. Miguel A., creo que hasta aquí ha sido fácil. Veamos ahora.

Zona fea pasando el km32, 33 y 34. Amenaza con un poquito de lluvia en algunos momentos y un corredor al que pasamos se nos pega tanto para no perder comba que hay un momento que me hecho un lado de lo agobiado que me lleva. Pero al final llegamos al 35 antes de girar a la derecha y empezar la última subida. El pesadito éste se queda atrás (afortunadamente).

En este tramo me he notado ciertos calambres en las puntas de los dedos. El llevar a un sanitario al lado da ciertas ventajas, y me avisa que es falta de sales minerales. Con lo que en el avituallamiento del 35, además de la botellita de agua cojo un vasito de Isotónico. Para no tener problemas al beber el sucedáneo de Acuarius, aprieto el vaso dejando un pequeño entrante a modo de colador por donde beber. Prueba superada, aunque Miguel A. se aleja un poquito.

El tramo del 30 al 35 en 24:10 (a 4:50)... perfecto.

Pasamos el 36 en plena subida. Las pulsaciones han llegado a 175, pero quedando lo poco que resta hay fuelle de sobra. Seguimos el ascenso y arriba giramos a mano derecha para iniciar el descenso.

Según coronamos (km36,5) pienso que mi acompañante, que ha subido sobrado, tirará para arañar unos minutillos. Al ritmo que hemos llegado hasta aquí, si mantenemos llegamos entorno a 3h25´... con lo que si somos conservadores la prueba está superada, y si nos la queremos jugar ahí tenemos la bajadita para lanzarnos.

Miguel que me dice que no tira, y bajamos recuperando. Me avisa que en la primera vuelta la cuestecilla junto la plaza de toros la notó (yo la verdad es que ni me di cuenta de esta cuesta), así que nos fijamos en dos corredores que nos preceden y nos marcamos como objetivo pillarles. Hace un rato nos han cantado que vamos en el puesto 150, y aunque no vamos a pillar ningún premio, el acabar delante de alguno pues sirve de motivación a estas alturas.

Les adelantamos, y subimos una ligera pendiente para acercarnos al 38.

Le pregunto a Miguel que si tira, me dice que no. Le indico que yo sí que voy a por ello. Aprovecho el leve descenso para aumentar el ritmo. Empiezo la zona de avenidas a un ritmo entorno a 4:25 - 4:20

Voy bien. Animado. Miguel A. se ha quedado un poquito, pero veo que me lleva a tiro.

Paso a algún corredor. El ritmo va vivo. Algunos que van medio arrastrándose me miran con cara de incredulidad. Sigo fuerte. Y paso el km39, y antes de llegar al 40 hay un grupito de 5 corredores portugueses a los que dejo por el camino. Ligera subida. Sigo fuerte. Llego al 40 en ligera bajadita y les pido a los del avituallamiento que me dejen pasar que no quiero esta vez nada.

Tramo del 35 al 40 en 22:51 (a 4:34 min/km). No miro el tiempo total que llevo en ese momento. Sólo quiero llegar lo mejor posible. Estoy con fuerza y se une Miguel A.

Recorremos un kilómetro juntos. Seguimos entorno a 4:20 No es que haya bajado yo el ritmo, es que el se ha recuperado. Y de que forma. Una vez pasado el 41 se pone a tirar. Me saca unos metrillos.

Alguno de los que adelantamos incluso nos anima. Hay dos chicas que se incorporan a estas alturas de la carrera para recorrer este último esfuerzo con un amigo/novio/marido ( a saber). Les pasamos como balas y las chicas nos animan mientras tratan de alentar a su héroe.

Llegamos al 42 y giro a la izquierda para encarar la meta. Miguel lanza un suspiro de queja al notar que la meta está todavía al final de la recta. Apretamos los dientes y todo para delante.

Entra Miguel (prueba superada. Y con altísima nota. ENHORABUENA).

A unos 7 u 8 segundos cruzo la meta haciendo un último esfuerzo al ver que el reloj puedo “pararlo” por debajo del 3h23´... efectivamente: 3h22´50´´ (7 segundos menos que el tiempo bruto de la Organización.... pero es que lo único que no tiene esta carrera es el “chip” de control del tiempo, por que todo lo demás es perfecto... hasta nos recibieron en la llegada con mantas para arroparnos y que no nos quedáramos fríos).

Acabo fuerte, a un ritmo estos dos últimos kilómetros de 4:18

Alucinante.

Buen recuerdo de esta Maratón de Badajoz. Muy recomendable.

- la comida de la Pasta
- la Organización en general
- el ambiente y cuidado hacia el corredor
- el recorrido (como ellos dicen: “más o menos llano”)


Tres de tres en 9 meses... Madrid, Zaragoza, Badajoz..... ahora sólo queda completar el círculo: MAPOMA 09..... total: 4 Maratones en 1 año (menos 1 día).


Especialmente dedicado a mis princesas que no pudieron acompañarme esta vez... y que se libraron de un chapuzón!!!

6 comentarios:

  1. Bueno, bueno, viendo tu crónica creo que me voy a ahorrar la mía, pongo un link y santas pascuas.
    Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  2. Nada, nada... estás autorizado a "fusilarme" la crónica para tu Blog. Enhorabuena a ti por tu debut a lo grande.... y espero que te hay gustado (el Maratón y su crónica).

    ResponderEliminar
  3. Felicidades compañero. Buena crónica y mejor maratón. Creo que habeis corrido con inteligencia. Llegar a meta con fuerzas hace que nos quede un gran sabor de boca cuando se consigue ese objetivo.
    Seguro que en Mapoma volveis a disfrutar y además mucho más acompañados.
    Un abrazo y a disfrutar del momento.

    ResponderEliminar
  4. Muy muy muy muy muy muy bieeeen. Enhorabuena por la carrera, por las sensaciones y, por la memoria suficiente para poder compartirlo aquí.

    Me has dado envidia, desde luego. Esos últimos km en los que ves que vas muy bien han debido ser estupendos.

    Si al final hago el Mapoma de este año, ya sé a quienes tengo que seguir ;-)

    ResponderEliminar
  5. Pepe-Despacio (y madrugador)... por supuesto que llegarás a MAPOMA, y será un auténtico placer "intentar" seguirte... Gracias por tus ánimos y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena narración, ejemplo de correr con inteligencia.

    Enhorabuena, Jesús. Excelenter reto.

    ResponderEliminar