lunes, 18 de abril de 2011

MAPOMA 2011 (La crónica): A MI MAPOMA ME PONE


Resulta difícil reflexionar sobre algo que has realizado o conseguido cuando no tienes muy claro si te has preparado para ello como la ocasión se merece, o si te has puesto ante ese reto en las condiciones más idóneas, o si el reto en sí era eso, un reto.

¿es para mi un reto terminar una Maratón como el de Madrid? (con un perfil algo duro si lo comparamos con otros maratones de asfalto)

Muchas veces perdemos la perspectiva de lo alcanzado simplemente por la normalidad de haber llegado a ello. Corremos el peligro de perder el respeto a algo realmente relevante sólo por haberlo realizado de forma rutinaria (o sin un esfuerzo extremo). Nos habituamos a un grado o nivel de exigencia que nos impide disfrutar realmente de lo conseguido por no haberlo hecho algo mejor.

Afrontar una carrera de 42kms, bajo mi punto de vista, ya es un reto por sí solo. Evidentemente cada uno intenta marcar sus propios objetivos (normalmente entorno al tiempo a emplear en finalizar el reto) pero el no llegar a conseguirlo puede suponer una frustración enorme que desmaquille lo realmente conseguido: acabar un Maratón.

Y esta reflexión previa me sirve para enlazar con la crónica de mi octavo Maratón (Maratón Popular de Madrid-MAPOMA 2011). Una prueba que me planteé realizar hace, tan sólo, 4 semanas (por cambio de planes de última hora). Y sin mucho tiempo para la preparación (y con poco de descanso desde mi último Maratón de Sevilla, 9 semanas entre uno y otro). Pero con la ilusión de acabarlo. Y acabarlo en buenas condiciones, de tal forma que borrara las malas sensaciones del último envite en Sevilla y que me hiciera tener un buen “saborcillo” de este Mapoma tras el sufrimiento del pasado año.
Y, por casualidades de la vida, parece que MAPOMA (tal y como lo conocemos ahora) nos deja , con lo que ha sido para mi todo un placer cerrar este MAPOMA con un gran sabor de boca. Y quedarme con ese gustillo de un Maratón que es grande. Un Maratón que te lleva por sus principales arterias financieras a primera hora. Así, cuando casi todo el mundo todavía duerme, atraviesas de sur a norte el Paseo de la Castellana y llegas a la Pza. Castilla prácticamente sin público por el recorrido. Y recorres el paseo de la Habana. Y vuelves para cruzar la Castellana por Raimundo Fdez. Villaverde. Y en Cuatro Caminos empiezas a notar más calor humano. Y bajas por Bravo Murillo. Y te vas acercando poco a poco a ese centro de la ciudad marcado por la Puerta del Sol no sin antes disfrutar de la calle Fuencarral y los ánimos que te hacen llegar, ahora ya sí, un público que empieza a aparecer por todos los lados del recorrido. Gran Vía, Preciados, Puerta del Sol... gente y más gente animando. Y bajas por la calle Mayor hacia el Palacio Real. Y, este año por motivos de festejos religiosos, accedes a la calle Ferraz a través de un largo y pronunciado túnel, que has de bajar primero y subir después, y en el que de forma espontánea se organiza un cántico por todos los corredores que por allí deambulan al mismo tiempo que yo. Muchos corredores, muchísimos. Según fuentes oficiales algo más de 10.000 y otros 5.000 en la carrera de 10kms que partió en conjunto con el Maratón y que compartió el Paseo de la Castellana hasta la altura del Estadio Santiago Bernabeu (km3).

Y esta gran cantidad de corredores, y este ambiente, y esta Organización que se ha preocupado de todo a las mil maravillas en estas ediciones que yo he conocido hacen de este Maratón algo grande. Algo que a mi me pone. Sí, por que MAPOMA A MI ME PONE. Y esta frase a modo de eslogan simplemente encierra un sentimiento que (la mayoría de las veces) encontramos sólo en lo de otros. Siempre anhelamos lo bien que hacen aquellos, o lo bonito que tienen esos... pero nos cuesta más reconocer lo bueno de algo nuestro (lo de ser profetas en nuestra tierra). Pero hay que reconocer que tenemos un Maratón en Madrid que es un lujazo.

Un lujazo a pesar de que una vez pasado esa primera parte del recorrido descrita en anterioridad (la Media Maratón está precisamente aquí, en la calle Ferraz), nos tengamos que adentrar en la dureza de la Casa de Campo entre los kms 25 y 32. Una parte solitaria, donde el perfil de la carrera empieza a tirar para arriba. Y sale uno de allí pensando en que todavía me queda el último “diez mil” antes de cantar victoria. Pero vaya diez mil que hay que afrontar. Recuperas el aire un poquito bajando la Avda. de Portugal hasta el Pº de la Ermita y una vez que llegas a la calle Segovia en el km36 sólo queda subir y subir y, además, subir. Y el calor ya empieza a jugar en tu contra (y eso que este año ha sido bastante más benévolo que el pasado). Pero ahí está el ánimo del público. Y en MAPOMA nunca correrás en solitario. Vas rodeado de otros corredores durante los 42kms.

Y llegas a Embajadores. Y hay mucha gente jaleándote y gritando que ya llegas. Y en Atocha estás cerca del km40. Y ya hay mucha gente andando. Y tú vas mal, pero no cedes. Y piensas que el año que viene va a correr aquí su padre, que a ti ya no te pillan en otra. Y ves que entras en la calle Alfonso XII. Y sólo de ver el repecho te falta el aire y sientes tu corazón saliendo por la boca. Pero logras vencer esa cuestecita. Y se hace eterna la llegada hasta la Puerta de Alcalá. La gente te grita, te dice que ya lo tienes. Pero tus piernas van doloridas. No puedes acelerar pero deseas que esto acabe. Y ves el km41. Y mucho público en esa zona. Y todos te dicen que ya llegas al acceso al Retiro y que ya lo tienes hecho. Y aprietas los dientes. Y accedes al Retiro y para subir ese bordillo te cuesta hasta doblar las rodillas. Y ves que la gente se agolpa a los lados del paseo. Y hay muchos arcos, y estas deseando llegar al último. Y otro arco, y otro más. Y no hay fuerzas para esprintar. Pero la gente reconoce tu mérito. Y cruzas el arco cuadrado con los cronómetros que te recuerdan que el tiempo es importante. Y miras tu cronómetro. Y lo paras. Y empiezas a pensar que has logrado (o no) lo que venías buscando... pero en el fondo, a medida que van pasando las horas te vas dando cuenta de lo que has hecho. Has acabado un Maratón como el de Madrid (con sus cuestas, su calor y su altitud).

Y el año que viene llegarán los nuevos organizadores, Rock&Rolll Madrid Maratón, y esperemos que nos respeten la esencia de esta prueba y nos mejoren en aquello que tenemos pendiente.

Y este año, en el que me planto en la salida con una preparación justita y un descanso de mis piernas tras el último de Sevilla insuficiente, si pongo un circo me crecen los enanos. Con Moni de baja el curro en casa aumenta. Y las niñas que de vez en cuando juegan su papel estelar por la noche. Y a papá que le faltan horas de sueño. Y, para mas inri, la noche anterior hay fiesta sorpresa de un amigo de toda la vida que cumple 40 añazos. Y la cena en honor a Salva (Roci, estuvo todo de lujo) que se alarga más de lo esperado. Cuando me metía en la cama las 2:30h. Y Laura que a las 4h dice que aquí ya no se descansa. Y una vez apaciguada la situación, media vuelta y hasta las 6:45h. Total, que me planto a las 8h en el Edificio de Correos con más sueño que ganas de correr. Veo a los colegas del Club (PPONG, PRISI, MIGUEL ANGEL, LUIS A, PEPE-despacio, CHEMA, RAMON, ...). Todos por allí con muchas ganas. Y yo con mucho sueño. Hay un grupete con la idea de sub3h40 que me hubiera venido de lujo. Pero hoy no es el día de ir a por nota. Me despido de ellos y me voy al punto de encuentro con Javi. 8:30h y allí está esperando. Este año sí. Este año la acabamos con la cabeza bien alta. Sí señor Javi, enhorabuena!!!. Nos preparamos y nos vamos hacia la salida.

Arrancamos juntos y, aunque voy muy despacio, antes del km3 me avisa que afloja y que pasa de mi. Empiezo, como es habitual, con frío. Corremos a la sombra de los grandes edificios de la castellana y cuesta entrar en calor. Llegada al km5 sin novedad en 28:36 (al “lentorro” ritmo de 5:43 min/km). Pero me he prometido al principio dos cosas: correr por sensaciones sin mirar tiempos e ir guardando fuerzas, las poquitas con las que me he levantado, para hacer frente a la Casa de Campo y el final con dignidad.

Del km5 al 10 el perfil es bastante favorable. Tan sólo reseñar que empiezo a beber en todos los avituallamientos y que siento ganas de pi-pí.

Llego al km10 en 55:03. Este segundo tramo bastante más rápido (26:23... a 5:16 min/km).

De momento, salvo en la Pza. Castilla, ni un alma por la calle. Entre el km10 y el 15 el perfil sigue siendo favorable. A cruzar el puente de Nuevos Ministerios sobre la Castellana y, como todos los años, una de las imágenes más impactantes del Mapoma: Raimundo Fdez. Villaverde colapsado de corredores hasta Cuatro Caminos.

En la calle Bravo Murillo no aguanto más y me veo obligado a refugiarme tras un contenedor para reciclar vidrio a echar un pi-pí (se para el cronómetro del gps, con lo que a partir de este momento al tiempo que marca hay que añadirle lo que haya tardado en esta parada). Es decir:

TM= TC + Tm

- TM: Tiempo del Maratón
- TC: Tiempo de mi Cronómetro
- Tm: Tiempo de meada


Llego al km15. Voy guardando fuerzas. Paso en 1h21´23´´ (a partir de este lap me hago a la idea de que tendré que añadir unos 40 segundos de Tm), con lo que más o menos este tramo habrá salido en 26:52 ( a 5:22 min/km).

Llego a la zona más guapa. Con el perfil a favor y el ánimo del público. Gran Vía, Preciados, Puerta del Sol, calle Mayor.... Hasta el km20 lo más reseñable es que decido tomar el primero de los geles en el avituallamiento del km17,5. Sin percance alguno, y con la idea de que me dé algunas fuerzas extras de cara a la Casa de Campo. Voy realmente bien. Paso en 1h47:58... el tramo del 15 al 20 en 26:35 (a 5:19 min/km).
Voy a por la Media Maratón y paro el crono en 1h54´00 (más Tm, hasta ese momento desconocido). Me doy cuenta de que voy muy bien, y vamos a ver lo que nos queda por delante.
Según enfilo la bajada de Pintor Rosales veo a Javi y Jose (los “sheriffs” del Club). Les grito y aprovecho para dejarles las gafas de Sol (me vi obligado a ponérmelas que me molestaba la claridad en la salida... para que veáis en que condiciones me puse a correr... parecía más un resacoso que un maratoniano).

Larga bajada hasta la Avda. de Valladolid. Intento ir estirando y relajando piernas y brazos. Llego a Príncipe Pío y veo a Luis esperando a Javi. Me pregunta que tal y le contesto subiendo los brazos, agitando las manos y gritando “kuru-kuru-kuru (en honor a la fiesta del día anterior). Llego al km25. Segundo gel y tiempo de 2h14´26 (del 20 al 25 en 26:28, a 5:17 min/km).

Toca empezar a sufrir. Se acabó lo bueno. Pero llego pensando en lo mal que lo pasé el año pasado por aquí y, sobre todo, al salir. Así que con cabeza y a ello. El perfil empieza con toboganes. Desde el 25 hasta pasado el 28 es para arriba, de forma constante y sin grandes cuestas. Así que a ritmito. Y voy bien. Y cuando alcanzo el km29 el perfil se suaviza. Y me tengo que ir agarrando por que mis piernas piden más. Pero nos queda llegar hasta Retiro. Y llego al km30 todavía dentro de la casa de Campo. Ultimo gel y cronómetro en 2h42´34´´... y este tramo, íntegro en la Casa de Campo, en 28:08... ritmo más lento, era necesario, 5:37 min/km.

Salgo de la Casa de Campo tras enfrentarme a la subida final (dura, muy dura) antes de la Puerta del Angel y enfilo hacia el km32 con bajada pronunciada por la Avda. Portugal. Noto molestias en la parte superior del gemelo en esta bajada. Me preocupa relativamente, ya que si sólo me molesta bajando no hay problema, no quedan mas bajadas.

Paseo de la Ermita a un buen ritmo. Llego al Puente de San Isidro y vuelta hacia atrás por el otro lado del río. Llego a la Calle Segovia y con ello a la hora de la verdad. Km35, trago de agua y a empezar a escalar... 3:09:40 (último tramo, del 30 al 35, en 27:06... a 5:25 min/km).

Voy adelantando a muchos corredores. Pº Imperial, Vallejo Nájera... la gente comienza a ir muy cascada. Adelanto a José Berrocal (del club) que va andando con calambres fuertes (por lo que me comenta). Yo a ritmito suave pero muchísimo mejor que el pasado año. Sigo al tran-tran. Pº de las Acacias muy duro. Y para colmo una mujer negra que sale de un hotel con una bolsa de equipaje y cruza por delante de los corredores. Cuando me quiero dar cuenta la veo frente a mi quejándose de que quiere pasar. Casi me choco con ella, pero puedo esquivarla. Me da un susto del carajo, y pienso que hay que devolvérselo, así que según la esquivo la meto un empujón a la bolsa de viaje... si nos asustamos, nos asustamos todos. (se que hice mal, pero me salió del alma).

Glorieta de Embajadores. Ya queda menos. Coño!!!, el Circo Price, toda la vida escuchando hablar del Circo Price y no sabía que estaba aquí (entre Embajadores y Atocha).

Antes del km40 todavía en la Pza. de Atocha veo al fondo a PEPE-Despacio. Camina y arranca a correr. Se vuelve a parar. Llego a su altura. Le pregunto que tal va. Dios PEPE, que mala cara llevas (lo pienso, pero no se lo digo). Le animo y sigo a mi ritmito. Este tipo es un tio grande y seguro que sale de esta experiencia con alguna reflexión positiva. Con más de 20 maratones en sus piernas poco le puedo decir yo.

Giro a la izquierda.... c/Alfonso XII. El “Mortirolo” antes del km40 (ves, esta es una de las cosas que alguien debería intentar mejorar de cara al futuro del Maratón de Madrid...recorrido y perfil). Mucha gente andando. Yo sufriendo y con dolorcillo en los gemelos, pero soportable.

Km40 en 3h38´35.... del 35 al 40, muy duro, en 28:55... a 5:47 min/km

La gente anima. Ultimo traguito de agua. Ya está ahí. Va caer el octavo Maratón. A por ello. Que larga se hace esta calle. Que lejos parece la Puerta de Alcalá. Veo a CHEMA y CARLOS una vez pasado el 40. Les grito, me ven. CHEMA que me recuerda que ya está casi conseguido “uno más, uno más” y CARLOS aplaudiendo... que fenómenos, ahí estaban animándonos a todos los del club.

Giro a la derecha al llegar a la Puerta de Alcalá. Veo a un fotógrafo (sácame guapo, pienso). Al fondo el km41. Sigo pasando gente. Llego a la entrada del Retiro. El escalón me parece una valla de obra. Lo que me cuesta a estas alturas levantar las rodillas. Accedo al Retiro. Veo al fondo otra camiseta del club. Pienso en apretar e ir a por él. Pero hay alguien desde el público que nos recuerda que ya está ahí la meta, que disfrutemos de la llegada. Y es lo que hago. Aminoro el ritmo y me recreo en mi paseo por estos últimos 300 metros. La gente te anima. Estoy llegando. Levanto la mano izquierda, saco cuatro dedos. La derecha, otros cuatro dedos. Total 8 Maratones... y con los 8 dedos en alto entro gritando: kuru-kuru-kuru-kuru-kuru... y esta llegada se la dedico a Salva y a todos los que anoche estuvimos en la celebración de su 40 cumpleaños. Casi toda una vida como amigos, que menos que dedicaros esto... eso sí, podías haber buscado otro día, que estaba hecho una penita antes de comenzar la carrera (Javi puede dar fé de ello).

Tiempo final según mi crono (TC)................ 3h50´50

Tiempo final según la Organización (TM).... 3h51´22 (primera Media en 1h54:31 y la segunda en 1h56:51)

Con lo que ya sabemos que Tm (tiempo de meada) 32´´.... mira por donde, he descubierto que si meo en un Maratón pierdo 32 seg.


Pues nada, el octavo Maratón acabado. Y por esto A MI MAPOMA ME PONE.




A ir pensando en el siguiente.


P.D. En cuanto que tenga una fotos os las pongo...

8 comentarios:

  1. Estupenda crónica, Jesús, también esto se está convirtiendo en una rutina. Bendita rutina.

    Entre todos me vais a acabar preocupando de verdad con mi mala cara del final, más aún si pienso que me alegré un montón de verte en buen estado ... Si me llegas a ver un momento antes me hubieras acompañado al hospital, menos mal.

    Enhorabuena, campeón.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu crónica y tu sentido del humor... Ya llevas ocho y además mejorando las sensaciones y eso en Madrid tiene mucho mérito.. Además con una preparación justa de tiempo, puedes estar satisfecho..!! Saludos..

    ResponderEliminar
  3. Ese es mi Jesusito... lástima que no te vinieras con nosotros, llevamos un ritmo que no te hubiera dado ningún problema seguir. Por mi parte, voy a preocuparme un rato... yo no vi el Circo Price... y ahora que lo pienso, tampoco la estación de Atocha, jeje.

    ResponderEliminar
  4. Te conoces y además controlas el recorrido. Eres un corredor experimentado. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡CAMPEON! A pesar de no conseguirte ver por la tele, estuvimos muuy pendientes de tí durante toda la mañana del domingo, sobretodo del teléfono. En el fondo sabíamos que lo conseguirías, pero ibas muy justito de fuerzas debido a un cúmulo de circunstancias. Una vez más nos sentimos muy orgullosas de tí, eres nuestro CAMPEON y NOS PONES. Prometemos estar contigo en tu próximo reto animándote.¿Cuál será tu próximo destino? Te queremos. TUS CHICAS.

    ResponderEliminar
  6. Como ya dije UNO MÁS, que grande eres.

    Menos mal que nos gritaste por que si no no te vemos, y no huebiera sido justo dejarte a tí sin ese empujoncito anímico que requería el momento.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, bueno, cuanta gente escribiendo por aquí...

    PEPE-DESPACIO, espero que te hayas recuperado de esta última paliza y que ahora te vayas preparando para ese próximo reto que te has marcado con la GTP. Seguro que lo harás de lujo. Cuídate.

    Gracias por los piropos CARLES. Me alegro de que te haya gustado.

    MIKEL, como que llevastéis un ritmo que no me hubiera costado llevar ¿?... pero si reventastes a todos los que te acompañaban. Menos mal que la noche anterior fue dura y llegué a la línea de salida con pocas ganas de arrimarme a vosotros (podía haber sido mi perdición).


    JAAL, enhorabuena a ti también. Si no me equivoco, te salió muy bien este MAPOMA y con una carrera muy inteligente (la segunda Media más rápida que la primera... algo que es muy difícil en un Maratón y mucho más en el de Madrid con ese perfil final).


    CHEMA, gracias por los ánimos en ese último tramo... el año que viene lo hacemos juntos (así que vete entrenando). Un abrazo

    MONI, corazón, te quiero.

    ResponderEliminar
  8. Casi guapo, no vas a dejar maratón salvo en toda la península. Como bien te ha dicho Mikel, podrías habernos acompañado, pues ya ves que al final habríamos hecho casi el mismo tiempo. Te dejo una foto en el álbum del MAPOMA https://picasaweb.google.com/luis.angmorales/MAPOMA2011#
    Un abrazo y a por el siguiente

    ResponderEliminar